El nuevo James Bond "No time to die", las mujeres en el punto de mira

11 de octubre de 202144017 min

En lugar del villano, James Bond podría haber sido el mono mascota del villano en Dr. No, la primera película de la serie de casi 60 años de James Bond. Es posible que todo el mundo hablara en una jerga de gángster de Chicago en lugar del clásico dialecto de la ficción de espías. Por culpa de Johanna Harwood, una mujer cuya influencia en Bond fue enorme pero poco reconocida, el debut de Bond en 1962 podría haber resultado muy diferente si el guión de Dr. No se hubiera modificado durante el desarrollo de estos dos giros argumentales.

Johanna Harwood

Como resultado, cuando se busca el nombre de Harwood en Google, la primera imagen que se ve es la de Phoebe Waller-Bridge y no la de Harwood. La guionista y productora de Fleabag y Killing Eve, Nicole Holofcener, que ideó No Time To Die y Fleabag, se ha unido a Harwood como la única mujer que ha escrito un guión de Bond.

El protagonista de la película, Daniel Craig, ha elogiado a Waller-Bridge como una parte crucial de la personalidad de la nueva película y la ha nominado para el premio "Gran parte de la película está formada por su presencia. Caminó por una fina línea entre mantener una lectura de suspense y hacerla bastante humorística "Esto es lo que dijo a Radio Times en una entrevista que se emitió a principios de semana. La actriz detrás de la franquicia Bond, Waller-Bridge, ha indicado que no fue contratada para hacer cambios significativos en la marca Bond.

El interés amoroso perdido de Bond

El hecho de que el nombre de Waller Bridge haya aparecido de forma destacada en la antesala es alentador. Comparativamente, Hollywood optó por los bandos cuando se trataba de Harwood, que trabajó en Dr. No y Desde Rusia con amor y puede haber tenido una mano en Goldfinger, aunque sin acreditar.

Lisa Funnell, experta en política de género y autora de For His Eyes Only: The Women of James Bond, afirma que es una colaboradora fundamental cuyo trabajo sigue sin ser reconocido en su mayor parte. Al tiempo que ayudaba a construir el personaje cinematográfico de una de las figuras más reconocidas de la cultura pop, trabajó para garantizar que las primeras películas de Bond representaran con exactitud las novelas fuente de Ian Fleming. Además, en su autobiografía One Lucky Bastard, el ex actor Bond Roger Moore destacó la importancia de la saga de Harwood. Los caprichos de la historia del cine y los egos de la gente de la industria han oscurecido su papel esencial.

"Chica de continuidad" (como se les llamaba entonces) era un papel de producción poco común para las mujeres en la década de 1950, y Harwood, que era originaria del condado de Wicklow, Irlanda, lo desempeñó. Con cierta reticencia, se fue a trabajar con el productor teatral Harry Saltzman tras un paso por la agencia de talentos Famous Artists. Sólo aceptó quedarse si podía seguir escribiendo. Mark Edlitz, autor de varios libros sobre la franquicia Bond, entre ellos The Lost Adventures of James Bond, cree que ésa era su verdadera pasión. Como forma de escribir películas, "hizo esas otras cosas, incluyendo trabajar como su asistente y asegurar la continuidad del guión". La productora adquirió la mayoría de las obras de Fleming al principio de su colaboración con Saltzman. Cuando Harwood descubrió quién estaba detrás de la franquicia y la dirigía, comenzó oficialmente su turbulenta relación con ellos.

El Dr. No fue escrito inicialmente en forma de borrador por Harwood. "El guión de James Bond de Eon [Productionsfirst ] fue escrito con esto en mente. Hay que subrayar esto una y otra vez. Edlitz lo dice alto y claro. Para ella, lo más importante era mantenerse fiel a las novelas de Fleming, lo que era fundamental a la hora de averiguar qué había en ellas que pudiera dar lugar a películas fantásticas. Está de acuerdo. Otros autores se habrían sentido obligados a desviarse del wtor de Fleming para crear algo aún más extravagante".

Sin duda, otros autores se esforzaron. Harwood no sabía que Saltzman había accedido a componer el guión final del Dr. No como parte de su acuerdo con el productor Wolf Mankowitz. Mankowitz redactó la inclusión del mono en el guión, lo que llevó a United Artists a solicitar de nuevo la ayuda de Harwood para salvar el guión. Para hacer los diálogos más varoniles, el estudio contrató al comandante del ejército indio Berkely Mather, quien, según Harwood, cambió temporalmente el discurso de los personajes para que sonaran como sicarios de Chicago. Con el director Terence Young a bordo, pudo volver a dar forma al guión en los últimos ocho días antes de comenzar el rodaje.

Para la aspirante a autora, la experiencia sería totalmente debilitante. Como resultado de sus experiencias trabajando con Young, Funnell afirma que Young y otros] han ignorado o reducido drásticamente sus contribuciones. Young volvió a contratar a Harwood para que trabajara en su siguiente película, Desde Rusia con amor, pero él y ella no se pusieron de acuerdo en nada, y ella acabó dejando el proyecto con un simple crédito de adaptación en lugar de uno de guionista completo. La doctora Mónica Germana, historiadora y autora de Bond Girls: Cuerpo, moda y género, sostiene que su narrativa era tan emblemática de los roles de género y de lo que les ocurría. Sus ambiciones se vieron frustradas por la forma en que fue tratada.

Las razones por las que las mujeres guionistas deberían recibir más reconocimiento

Lo notable -y lamentable- es que Harwood procede de una larga línea de mujeres que han contribuido a algunas de las películas y franquicias más rentables y aclamadas de Hollywood, desde La guerra de las galaxias a Sister Act o La Lego Película, pero que han recibido poco reconocimiento por su trabajo.

Como una de las más destacadas "doctoras de guiones" de Hollywood, Carrie Fisher fue contratada para modificar guiones defectuosos sin que su nombre apareciera en los créditos, lo que la convirtió en una figura conocida.

Antes de El retorno del Jedi, Fisher había hecho sus pinitos en el desarrollo de guiones añadiendo su lenguaje a las películas que había hecho para La guerra de las galaxias. Se involucraría cada vez más en la escritura de guiones con su novela semiautobiográfica Postcards from the Edge. Steven Spielberg se sintió atraído por la novela y contrató a Fisher para trabajar en la precuela de Peter Pan, Hook. Como explicó Fisher al Phoenix New Times, "dijeron que querían que rehiciera el papel de Campanilla. Pero si Campanilla interactúa, estás escribiendo escenas".

A partir de entonces, su cartera creció hasta incluir una amplia gama de proyectos, y sus especialidades incluían desde la mejora de los personajes femeninos en pantalla hasta el manejo de complicadas interacciones interpersonales en segundo plano. Reescribió el papel de Rene Russo en Arma Letal 3 y fue la autora de la heroína de la comedia romántica El cantante de bodas, protagonizada por Drew Barrymore. Cuando estaba rodando Sister Act, llamó a Whoopi Goldberg y le pidió que mediara en un conflicto entre ella y el productor Jeffrey Katzenberg. Aunque Fisher sólo tenía unos pocos créditos oficiales como escritora, uno de los cuales era el guión de la adaptación cinematográfica de Postcards from the Edge, algunos de los hombres más productivos de Hollywood utilizaron su habilidad para escribir mujeres fuertes e ingeniosas.

Lindsay Doran

Lindsay Doran es otra mujer que ha contribuido a moldear una superproducción de Hollywood, casi sin que se note, lo que le ha valido el apodo de "La Susurradora de Guiones" en el negocio por su labor, en gran medida poco anunciada. Doran, antigua productora ejecutiva de películas como This Is Spinal Tap y Ferris Bueller's Day Off, se ocupa ahora más de revolucionar la escritura de guiones cambiando su perspectiva hacia ella que de salvarla.

El libro de psicología Flourish, de Martin E. P. Seligman, hizo que Doran descubriera la narrativa positiva y se diera cuenta de que las relaciones de los personajes están por encima de sus logros, tal y como se explica en su charla Ted Saving the World vs Kissing the Girl. Según Doran, películas como Dirty Dancing, Karate Kid y El discurso del rey perduran gracias a los logros de los seres queridos de los protagonistas,

Su último crédito oficial en el cine fue Nanny McPhee y el Big Bang en 2010, y su empleo incluye la enseñanza y el trabajo de consultoría con estudios y cineastas. La influencia de Doran en Hollywood es difícil de cuantificar. Doran ha trabajado mucho en perfeccionar su combinación ganadora de absurdo y seriedad con gente como Phil Lord y Christopher Miller. Han colaborado en películas como 21 Jump Street (2012) y The Lego Movie y Spider-Man: Into the Spider-Verse. El guionista de Shrek, Terry Rossio, la calificó de "flautista de Hamelín, que arrastra por el precipicio a todos esos guiones desagradables, sombríos y violentos de la ciudad" en una entrevista con el New York Times.

Cada vez es más fácil encontrar mujeres en puestos de poder ahora que campañas como #MeToo y Time's Up han cambiado el panorama para acreditar la representación femenina.

 

Producciones más grandes, como la epopeya de época de Ridley Scott El último duelo, han reconocido a guionistas femeninas como Nicole Holofcener. Ella fue contratada para escribir desde la perspectiva femenina, mientras que sus colegas de siempre Matt Damon y Ben Affleck escribieron la otra mitad del guión.

Phoebe Waller-Bridge

Sin embargo, estas alteraciones son insuficientes para algunas personas. La inclusión de Phoebe Waller-Bridge en el proceso de guionización de No Time To Die a posteriori plantea cuestiones sobre por qué no formó parte del equipo desde el principio.

Al incorporarse tan tarde al proceso, a Funnell le resultaba molesto que Waller-Bridge tuviera que "localizar" y "arreglar" ciertas áreas del guión que necesitaban elaboración y vivificación. Por ello, "la diversidad en la escritura de guiones requiere la participación completa de los profesionales creativos desde la concepción y el desarrollo de los personajes hasta la entrega final".

Las responsabilidades de género que recaen sobre las guionistas pueden limitar su capacidad de contribuir al cine de forma creativa. Como señala Germana, "no deberíamos encasillar a las guionistas como mujeres". "Porque son guionistas excelentes, queremos trabajar con ellas, no porque tengamos que marcar una casilla". Como escritora de talento, Waller-Bridge merece estar en la lista". Waller-Bridge ha dejado claro que su género no fue una consideración en su selección para el papel, lo cual es alentador en este sentido. "Pero la verdad es que recibí una llamada de Barbara Broccoli y Daniel preguntando si estaría dispuesta a entrar y ayudarles porque les gustaba mi trabajo. En lo que respecta a "las damas", explica que nunca se habló de la posibilidad de intervenir y ayudar.

Sin embargo, independientemente del papel que desempeñe, su presencia en la franquicia Bond es esencial. Su presencia es tanto una ayuda para la serie como un recordatorio de que es necesario hacer más en Hollywood para dar a las mujeres guionistas la oportunidad y el respeto que merecen.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *.

advertisement

es_ESSpanish